densimetro para baterias

Densímetro para baterías ¿Cómo se utiliza? ¿Es fiable?

Para asegurarnos de que nuestras baterías se encuentran en óptimas condiciones y alargar su vida útil, es necesario comprobar su estado de carga y densidad.

Antes de adentrarnos en los detalles del uso del densímetro para baterías, es importante comprender su funcionamiento básico.

Este instrumento sirve para medir la densidad del electrolito de las baterías de plomo-ácido, el cual consiste en una solución compuesta por un 36% de ácido sulfúrico y un 64% de agua destilada.

Los densímetros de baterías están compuestos por un tubo de vidrio transparente, una perilla de goma en la parte superior y un flotador (con una escala graduada) que se elevará o se hundirá en función de la densidad relativa del electrolito.

densimetro imagenes

¿Qué es la densidad de una batería?

La densidad (gravedad específica) del electrolito es un indicativo del estado de carga o descarga de la batería y se calcula mediante la relación entre su masa y volumen.

Cuanto mayor sea la densidad, mayor será la capacidad de carga de la batería. Por el contrario, una densidad baja es un claro indicativo de que podría estar descargada o que no está funcionando a pleno rendimiento.

Cómo utilizar un densímetro para baterías

Dado que el electrolito es un compuesto químico peligroso, deben extremarse las precauciones antes de medir su densidad:

  • Usar guantes de protección química, gafas de seguridad y ropa adecuada para evitar el contacto con el ácido de las baterías, ya que podría causar quemaduras o irritaciones en la piel y en los ojos.
  • Por si se derrama algo de líquido, ten a mano papel absorbente y un paño limpio que no suelte pelusas para limpiar el densímetro antes y después de utilizarlo.
  • No mezcles el ácido de diferentes celdas, porque puede alterar la densidad y la composición química del electrolito.

Para saber cuál es la densidad de la batería utilizando un densímetro, debes seguir estos pasos:

  1. Asegúrate de que la batería esté desconectada, espera unos minutos para que se estabilice el electrolito y desconecta los bornes.
  2. Quita los tapones de las celdas de la batería con cuidado de no derramar el electrolito y limpia la superficie con un paño seco.
  3. Introduce la boquilla del densímetro en una de las celdas de la batería asegurándote de sumergirla completamente. Ten cuidado de no tocar los bordes con la punta del densímetro y aprieta la perilla de goma para succionar una pequeña cantidad de electrolito para que suba por el tubo.
  4. Cuando el líquido se encuentre en el tubo del densímetro, asegúrate de que el flotador esté estable y en reposo; a continuación, lee el valor que marca la escala graduada. Normalmente, estos valores oscilan entre 1 y 1,30 e indican la densidad del electrolito.
  5. Vuelve a presionar la perilla de goma para devolver la muestra de electrolito al vaso de la batería y limpia el tubo con un paño seco.
  6. Hay que repetir este proceso con todas las celdas de la batería y comprobar que los valores sean similares.
  7. Después de medir la densidad de la batería, hay que cerrar los tapones de las celdas, limpiar el densímetro con agua destilada y secarlo bien antes de guardarlo.

¿Cómo se lee la escala de un densímetro?

La escala graduada del flotador suele tener un código de colores que indica el estado de carga de la batería según la densidad del electrolito. Los valores más habituales son los siguientes:

  • Verde: 1,270 – 1,290 g/cm³. La batería está cargada al 100%.
  • Amarillo: 1,230 – 1,250 g/cm³. La batería está al 75% de carga.
  • Naranja: 1,200 – 1,220 g/cm³. La batería está al 50% de carga.
  • Rojo: Menor de 1,200 g/cm³. La batería está descargada.

Es importante que las lecturas de las diferentes celdas no difieran más de 0,03 g/cm³ entre sí, ya que eso indicaría que hay algún problema en la batería.

Tras realizar la prueba, si detectas cualquier anomalía, como que el flotador no se mueve, se hunde en el líquido o una diferencia significativa entre los valores de los distintos vasos o celdas, posiblemente sea por un cortocircuito interno o una sulfatación en las placas.

En ese caso, lo más recomendable es llevar la batería a un taller especializado para que la revisen.

Es importante tener en cuenta que la temperatura puede afectar a la precisión de las mediciones del densímetro para baterías. Por lo tanto, la densidad del electrolito depende de la concentración de ácido sulfúrico y también de la temperatura ambiente.

La mayoría de los densímetros se calibran para una temperatura específica, generalmente de 25 °C. Si la temperatura difiere de la calibración, es importante corregir los valores según la temperatura ambiental.

La siguiente tabla muestra los valores aproximados de densidad, estado de carga y tensión en vacío para una batería a 25 °C:

Densidad (g/cm³)Estado de carga (%)Tensión en vacío (V)
1,270 – 1,290100 %12,60
1,230 – 1,25075 %12,50 – 12,45
1,200 – 1,22050 %12,35 – 12,25
1,170 – 1,19025 %12,15 – 12,05
1,100 – 1,1500 %<12

Lo ideal es que la densidad sea entre 1,24 y 1,26 gramos por centímetro cúbico, lo cual indica que la batería se encuentra completamente cargada.

Por otro lado, si la densidad es de 1,20 gramos por centímetro cúbico, la batería está al 50% de carga. Y si la densidad es menos de 1,15 gramos por centímetro cúbico, la batería habría que cambiarla.

Para un tipo o modelo en concreto, como por ejemplo las baterías para placas solares, es importante que consultes su manual, la ficha técnica o que contactes directamente con el fabricante/distribuidor. Con toda esta información y conociendo todas sus características, no tendrás ningún problema cuando vayas a medir la densidad con un densímetro para baterías.

Scroll al inicio