consumo fantasma

Consumo Fantasma de electricidad ¿Cómo evitarlo?

El consumo fantasma de electricidad es el que generan los aparatos eléctricos, electrónicos y electrodomésticos cuando no los estás utilizando, pero continúan enchufados a la corriente eléctrica.

Seguramente ahora, mientras lees este artículo, estés o no en casa, estás consumiendo electricidad que podrías ahorrar. Por ejemplo, cuando apagas la televisión con el mando a distancia o dejas el ordenador enchufado en estado de suspensión o hibernación, aunque no lo estés usando.

¿Alguna vez te has despertado en medio de la noche y has podido moverte por toda tu casa sin encender una sola bombilla?

Además del modo de espera, todos esos LEDS que ves a oscuras consumen electricidad de forma pasiva. Sucede lo mismo con el reloj del microondas o el indicador luminoso de la lavadora cuando al finalizar el programa de lavado no giramos la rueda para que se apague.

Lo mismo ocurre con los dispositivos móviles, ese cargador que nunca quitas de la pared está consumiendo electricidad residual sin que te des cuenta.

Aunque son muy pocos vatios y puede parecer insignificante, si sumas todos los cargadores y los aparatos que tienes enchufados sin realmente necesitarlos, pasarán a formar parte del consumo fantasma.

¿Por qué se produce el consumo fantasma?

Cuando cogemos el mando para ver la tele queremos que se encienda lo más rápido posible. Que el escritorio del ordenador aparezca de inmediato o que el agua de la cafetera esté caliente por las mañanas antes de levantarnos de la cama.

Esta inmediatez tiene un precio, decenas de euros, que se van acumulando al cabo del año sin darnos cuenta

El consumo fantasma se debe a que algunos circuitos y componentes internos de muchos aparatos eléctricos necesitan permanecer activos o en modo de espera.

  • Sensores de movimiento, de luz, de temperatura o de infrarrojos, para que el aparato responda rápidamente cuando lo encendemos o lo manejamos con el mando a distancia.
  • El transformador, un componente esencial que adapta el voltaje de nuestra vivienda (220 voltios y 50 hercios de corriente alterna) al que requieren los dispositivos electrónicos.

Para llevar a cabo esta adaptación, los transformadores utilizan dos bobinas. Y aunque no estemos usando el aparato, si lo dejamos enchufado a la corriente, una de las bobinas del transformador permanecerá activa, y, por lo tanto, consumiendo electricidad.

¿Qué aparatos y electrodomésticos son responsables del consumo eléctrico fantasma?

El televisor es quizás el electrodoméstico más reconocible cuando hablamos de consumo en modo stand-by. Esto se debe a su característica luz roja que siempre permanece encendida y es fácilmente visible

Aparte del consumo en reposo que supone el piloto de la tele, hay otros dispositivos que a menudo pasan desapercibidos. Normalmente, no les prestamos atención, creyendo que el consumo es insignificante cuando aparentemente están apagados:

  • Los ordenadores de sobremesa, monitores, impresoras e incluso el cargador del portátil pueden contribuir en gran medida al consumo de energía invisible.
  • El cargador del móvil, el de la tablet o el del cepillo de dientes eléctrico, que, por comodidad, suele dejarse enchufado, supone un gasto de energía innecesario.
  • El router y el modem permanecen encendidos las 24 horas del día. Si te vas de vacaciones, desconecta el wifi de casa.
  • Equipos de sonido y video, incluyendo reproductores Blu-ray, decodificadores, consolas de videojuegos, barras de sonido Bluetooth y los altavoces inteligentes, también pueden contribuir al consumo fantasma.
  • Los electrodomésticos de cocina, como hornos, microondas e incluso cafeteras eléctricas, pueden seguir consumiendo energía para alimentar relojes y temporizadores, aunque no estén en uso.
  • Los despertadores y relojes digitales. Especialmente los que tienen pantallas brillantes, contribuyen al consumo fantasma.

¿Cuánto gastan los aparatos en stand-by?

El ahorro energético comienza por reducir el consumo en espera de los electrodomésticos, un derroche inútil de electricidad que puede evitarse fácilmente.

Evidentemente, el consumo de los electrodomésticos en stand-by no es el mismo para todos los aparatos eléctricos y electrónicos, sin embargo, evitarlo debería ser una prioridad.

¿Cuándo un aparato eléctrico está conectado y apagado no consume electricidad? Veamos cuánto gastan los electrodomésticos que se quedan en reposo para identificar cuáles son los que repercuten más en la factura de la luz:

DispositivoCONSUMO EN STAND-BYCONSUMO ANUAL (kWh)GASTO ANUAL (€)
Televisores0,5 Vatios4,32 kWh0,86 €
Ordenadores de sobremesa5 Vatios44 kWh9 €
Monitores1 Vatio9 kWh2 €
Impresoras8 Vatios70 kWh14 €
Cargador del portátil4 Vatios35 kWh7 €
Cargador del móvil1 Vatio8,76 kWh1,7 €
Router de Internet y módems8 Vatios70 kWh14 €
Reproductor multimedia5 Vatios44 kWh8 €
Decodificadores4 – 7 Vatios40 – 64 kWhEntre 8 y 12 €
Consolas de videojuegos4 Vatios35 kWh7 €
Altavoces3 Vatios26 kWh5 €
Hornos eléctricos con reloj2 Vatios17 kWh3 €
Microondas4 Vatios35 kWh7 €
Cafeteras eléctricas5 Vatios44 kWh8 €
Despertadores y relojes digitales7 Vatios53 kWh11 €

La cantidad de aparatos electrónicos que desperdician electricidad en un hogar es sorprendente. Aunque en algunos es inevitable, como los que forman parte de los sistemas de alarma y seguridad, en muchos otros es posible reducir su consumo y ahorrar dinero.

El consumo en stand-by de los electrodomésticos puede alcanzar el 10% en las facturas de la luz, una cantidad más que considerable a final año.

Por ejemplo, si una familia de 4 personas consume un promedio de 2.700 kWh, el gasto fantasma representa la friolera de 270 kWh anuales.

Considerando un precio aproximado de 0,20 € por kWh, significa que un hogar de 4 personas estaría pagando 54 € al año solo por dejar los electrodomésticos y otros aparatos eléctricos en modo stand-by.

consumo fantasma ejemplos
Consumo fantasma ejemplos

Soluciones sencillas para evitar los consumos fantasma

Aunque lo más drástico sería apagar todos los interruptores del cuadro eléctrico menos el de la nevera. En el día a día podemos implementar algunos consejos prácticos para recortar gastos innecesarios:

Apaga lo que no utilices

La primera solución es bastante obvia: apaga los aparatos eléctricos y electrónicos que no estés utilizando.

Esto incluye desenchufar el televisor de la regleta y no dejarlo en stand-by, el microondas, el secador de pelo o el adaptador de corriente del cepillo eléctrico.

Tener los electrodomésticos enchufados cuando no se utilizan es la forma más habitual de desperdiciar electricidad.

Desenchufa los cargadores

Un gesto tan sencillo como desenchufar el cargador del móvil cuando esté cargado por completo puede ayudarte a reducir el consumo fantasma. Es un gasto muy pequeño, pero si tienes varios cargadores conectados, a fin de año lo notarás en la factura de la luz.

Etiqueta energética

Si tienes electrodomésticos antiguos en casa, es probable que estén consumiendo más energía de la necesaria. Siempre que puedas, invierte en dispositivos y electrodomésticos de bajo consumo.

Aunque en principio puede parecer un gasto considerable, ahorrarás dinero a largo plazo. Eso sí, infórmate antes de las características relacionadas con el ahorro de energía y de cuanto consumen en stand-by consultando la etiqueta energética.

Enchufes inteligentes

Aprovecha las ventajas de la domótica en casa para monitorizar el consumo de electricidad. Instala enchufes o regletas inteligentes y controla desde el móvil todos tus aparatos eléctricos. También puedes programarlos para que se adapten a tus horarios, para que se enciendan o apaguen a la hora que quieras.

Utiliza regletas con interruptor

Son muy prácticas para desconectar varios aparatos a la vez, por ejemplo, puedes agrupar todo lo que tengas enchufado cerca de la tele del salón, especialmente si las tomas de corriente están detrás de un mueble y es difícil acceder.

Con solo pulsar el interruptor, todos los aparatos se desconectarán de la corriente cuando no los necesites.

También es buena idea utilizar regletas con eliminador de stand-by y si son inteligentes, mejor, ya que podrás controlar cada enchufe por separado desde el móvil y sin necesidad de estar en casa.

Temporizadores programables

Instalar temporizadores es una forma sencilla de reducir el consumo fantasma. Configúralos para apagar tus aparatos eléctricos automáticamente a la hora que quieras, sobre todo por la noche.

Usa un medidor de consumo

No esperes a que llegue la factura de la luz para saber cuánta energía utilizas. Algo tan simple y efectivo como un medidor de consumo eléctrico puede ayudarte a gestionar mejor lo que te cuesta tener tus aparatos en modo de espera. Calcula el consumo fantasma en casa y descubre si estás desperdiciando electricidad.

Scroll al inicio